PINTADA 29/1

domingo, 23 de enero de 2011

Historia del Gral. Artaud

En lo alto de la llanura de uno de esos lugares que el mundo siquiera ha tenido tiempo de ponerles un nombre se encontraban en plena campaña el General Artaud y su noble escudero, Maquiavelo.


- ¿Como es que marchan las cosas en el frente mi siempre inútil escudero?


- Nos faltan armas, ganas y también son muchos los rebeldes mi general, he aquí que concluye mi informe.


- Su arma es su cabeza soldado! y los rebeldes ¡no podran contra ello!.


-Mmm todas las voluntades tienen precio tendrá que entregar los caramelos que tanto ansían las tropas pero eso si! Con los estupefacientes no!resistiremos.


- Tendran que subsistir con los sobres de edulcorante que fueron donados!


- Duele tanto lo que usté me dice mi general, ¡ Cuanto valor ! En cuanto al edulcorante… si lo aspiramos es muy posible que nos pegue…


- Entonces.. les llevaremos los caramelos pero, ¡solo algunos pocos!


-Siempre con la razón entre sus manos mi general quien pudiera decirlo mejor…
Talvez tan solo el mismísimo Gral. Perón en otra ocasión pero si usted diría “tiren las armas recojan flores y hagan que vuelva la primera” ni por un segundo lo dudaría, ¡ ningún invierno resistiría!


- Y los secos pastos se llenarian de color!


- Oh, y el aroma de las flores…


- Parejas ya sin restricciones, revolcandose sobre ellas, profundamente enamorados.


- Los gorriones cantando, sin miedo a ser capturados qué será de las jaulas y las honderas, ya sin trabajo… ¿ Tendran jubilación mi general?


- ¿Jubilación cómo es que dice? ¿Jubilación unas honderas? De que me habla usted!


- Siempre tiene tanta razón mi general, tanta razón... El edulcorante sin duda; pega.

2 comentarios:

  1. QUE ES ESTOO GUIDOOO SINVERGUENZAAAA

    ResponderEliminar
  2. ajajaja, una pequeña obra!. Siempre igual Niki, siempre igual.

    ResponderEliminar