PINTADA 29/1

domingo, 23 de enero de 2011

Recuerdo oxidado de un futuro cercano.

Le di la mano a un viejo amigo,
a jirones sus ropas,
entendí, buenas cartas no le habian tocado para con el destino.
La sensación fué de alegría y en alguna noche, muchos vinos,
un pasado en común, un presente lejano
y un futuro, poco más que extraño.

Le conté de mis proyectos, cómo habia cambiado,
qué grato me habia sido todo este tiempo que habia pasado.
Él asentía, todo decía que sí,
parecía inmutado
a cada palabra que iba soltando

Sin previo aviso comenzó a caminar en sentido contrario
de lejos agitaba sus manos parecía decir adios.

Boyé por Rivadavia unas cuantas horas
buscándole el sentido a aquel encuentro,
supe luego, por dentro...

Talvez sólo vi un reflejo
en mi corto y pequeño espejo
de un pasado que aveces se asoma, con desgano
con intención de buscarnos y darnos la mano,
esa mano cuasi fraternal
que nos proporciona un calor descomunal,
esas ganas de volver a lo conocido
a lo ya sabido, a lo compartido.
Ése pasado es una mentira
que camina siempre a nuestro lado
con intención de que cruzemos el puente
y volvemos ainertes a aquel pasado, hoy incongruente.

A ese pasado le di 3 o 4 tiros, quedó rengo.
Y no lo volví a ver NUNCA MÁS cerca de mi camino.



[ La poesía es sin duda el lenguaje del alma. Mis palabras, asimilaciones inútiles de un sentimiento profundo que se confunde con lo absurdo cuando tengo la osadía de intentar plasmarlo y encerrarlo en débiles pequeñas letras( de un abecedario inventando por vaya a saber quien; quien no sé)se asimila como hace un vagabundo con su cajón vacío lleno de monedas, monedas, pelusas y polillas raquíticas. ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario